El piloto del Suzuki Ecstar se va al suelo cuando había remontado desde la posición 23  hasta la 14, a pesar de sus molestias en el tobillo

Álex Rins llegaba al Autódromo de Termas de Río Hondo con su reciente lesión en el astrágalo de su pie derecho, pero esas molestias no le privaron de completar un fin de semana de trabajo en suelo argentino. Un fin de semana complicado, que culminó con una caída en la vuelta 7 cuando Álex había protagonizado una gran remontada que le había llevado desde el puesto 23 al 14.

Ahora Rins tendrá casi dos semanas para recuperarse de la lesión de su tobillo derecho y afrontar en mejores circunstancias el Gran Premio de Las Américas, del próximo día 20 al 23 de abril.

Álex Rins

“La verdad es que ha sido un fin de semana duro. Sabíamos que sería difícil por la lesión, y así ha sido porque me ha dolido durante los tres días, pero queríamos empezar la carrera y al final, lo hemos conseguido. A pesar de arrancar desde la última posición de parrilla, estoy muy contento conmigo mismo porque pude mantenerme tranquilo y hacer una salida muy buena. Durante la carrera, me he notado bastante bien del tobillo, no me ha dolido demasiado pero no estaba bien en las frenadas. Después de algunas vueltas en la posición 15, he intentado adelantar en la única curva posible –en la entrada de la 13– y me he colocado 14º, pero entonces he perdido el control de delante y he sufrido una caída. No ha sido muy fuerte pero me he golpeado el pie y el dolor ha aumentado, lo que no me ha permitido acabar la carrera. Ahora tenemos que mirar hacia delante e ir a Austin. Me gusta mucho ese circuito y espero recuperarme bastante con descanso y fisioterapia durante estos días, para llegar a Texas en mejores condiciones”.