El piloto del Suzuki Ecstar ha ido de menos a más durante la primera jornada y ha finalizado en 15ª posición en los segundos libres, rebajando sustancialmente sus tiempos respecto a la primera sesión. 

El Gran Premio de Australia ya está en marcha, y ha arrancado con una jornada soleada, fresca y con mucho viento. Precisamente el aire ha condicionado a Álex Rins durante el primer entrenamiento del fin de semana, donde ha sido decimoséptimo, lastrado por la influencia del viento sobre su GSX-RR.

Por la tarde, tras varios cambios importantes en la puesta a punto de su montura, Rins rápidamente ha rebajado sus tiempos, a la vez que sus sensaciones sobre la Suzuki han mejorado. Tanto es así que el piloto más joven de la parrilla en el FP2 ha rebajado en 1,3 segundos su mejor registro de la mañana, logrando la decimoquinta posición.

A pesar de la posición en la clasificación, Álex Rins está a tan sólo tres décimas del acceso a la Q2. Para el resto del fin de semana, la inestabilidad meteorológica será protagonista en Phillip Island. Rins, que ha demostrado ser competitivo a lo largo del día en seco y en las últimas carreras sobre piso mojado, intentará mañana lograr el acceso a su segunda Q2 consecutiva.

Álex Rins

“Ha sido un día esperanzador ya que hemos sido capaces de dar un claro paso adelante por la tarde. Esta mañana he sufrido mucho con el viento. Eso me ha impedido sentirme a gusto, pero sin embargo hemos sido capaces de hacer varias pruebas interesantes con el neumático medio. Por la tarde hemos profundizado más en ese compuesto, pero también hemos cambiado al neumático blando. Todo este trabajo ha generado una gran mejora en los tiempos por vuelta. Vamos a esperar a ver cómo está el tiempo mañana. Ya tenemos más ideas para mejorar en pista seca, pero si el día se vuelve lluvioso, podemos usar la experiencia que hemos adquirido recientemente para nuestro beneficio”.