El piloto del Suzuki Ecstar sigue dando pasos adelante en su adaptación a MotoGP y ya ha terminado en el Top9 cuatro de las últimas cinco carreras.

Álex Rins ha vuelto a realizar una sólida actuación en el Mundial de MotoGP. Esta vez ha sido en Phillip Island, uno de sus circuitos predilectos, en el que ha rodado siempre con el grupo delantero para finalizar el Gran Premio de Australia en la octava posción.

Partiendo desde la 13ª plaza en parrilla, Rins ha hecho una Buena salida que le ha permitido recuperar rápidamente posiciones. Conforme ha avanzado la carrera, el piloto más joven de la parrilla ha rodado cómodamente en un buen ritmo acercándose progresivamente al grupo que lideraba la prueba. A pesar de no lograr entrar en la lucha por el Top 6, Rins ha logrado mantener el ritmo de cabeza y la octava posición final, sobreponiéndose incluso a una bajada drástica del rendimiento de sus neumáticos.

Casi sin descanso, la próxima cita del Mundial será el próximo fin de semana en el circuito de Sepang: el Gran Premio de Malasia.

Álex Rins

“Estoy muy contento con el resultado de hoy porque este fin de semana ha sido muy complicado por las duras y cambiantes condiciones meteorológicas. Pero hoy me he sentido realmente bien y la posición no ha estado mal. He podido estar con el grupo de delante durante casi toda la carrera, pero a falta de seis o siete vueltas, no he podido seguirles porque me ha bajado mucho el rendimiento del neumático de atrás. Se estaba desgastando y no he podido hacer más intentos. La GSX-RR ha rendido muy bien y estoy contento. La lucha en el grupo delantero ha sido intensa y ha sido bonito ver ahí a nuestras dos Suzuki. Eso significa que el desarrollo que estamos realizando en la moto funciona y noto que estoy mejorando yo también, lo que me da confianza para el futuro”.