El piloto del Suzuki Ecstar ha concluido el fin de semana del GP de Austria con una 16ª posición tras superar una exigente carrera.

Álex Rins ha terminado el Gran Premio de Austria con un sabor agridulce: satisfecho con su progreso, aunque inconforme con su posición en la carrera de hoy.

Tras partir desde la 21ª posición en la parrilla de salida, Rins ha podido ganar varias posiciones a lo largo de la carrera gracias al ritmo constante que ha mostrado durante toda la prueba. Pero la gestión de los neumáticos y el haber salido de la pista por el impacto de otro piloto, no le han permitido asaltar la zona de puntos en el tramo final de la carrera. Pese a todo, el piloto del Suzuki Ecstar ha cruzado la meta en 16ª posición.

A pesar del resultado, el piloto más joven de la parrilla ha seguido acumulando experiencia a los mandos de la Suzuki GSX-RR en un circuito exigente como es el austríaco. La próxima cita del Mundial de MotoGP se disputará entre el 25 y el 27 de agosto en Silverstone, con motivo del Gran Premio de Gran Bretaña.

Álex Rins

“Ha sido un fin de semana complicado. Al principio ha ido bien, aunque he perdido algunas posiciones cuando estaba en mi grupo. Cuando empezaba a remontar, otro piloto me ha golpeado y me he salido de la pista. He intentado recuperar la distancia perdida, pero he pensado que estaba apretando demasiado y no podría mantener el neumático en las condiciones que me gustarían. Luego he podido ganar algunas posiciones hasta el final de la carrera, lo cual era el principal objetivo vistas las circunstancias. En este trazado hemos sufrido algo más de lo que esperábamos, pero en global, estoy satisfecho con el progreso que hemos hecho pese a que el resultado no es el que deseábamos al inicio del fin de semana”.